La importancia del logotipo para las pequeñas empresas

La importancia del logotipo para las pequeñas empresas




El logotipo es la clave para la marca de un pequeña empresa. Un buen logo actúa como un punto de contacto público para todo lo que representa una marca: este establece la coherencia de la apariencia y la sensación, añade un nivel de profesionalidad y transmite la ética básica del negocio.

Un logotipo bien diseñado es instantáneamente reconocible y, cuando es forma parte de una campaña de marketing creativa, se asocia con la imagen de la empresa y las actividades que desea proyectar. En resumen, simboliza su identidad corporativa y hace que sus clientes lo recuerden.

¿Qué hace a un logotipo efectivo?

  • Específico a la industria. Para una pequeña empresa, te recomiendo que el logotipo refleje lo que hace su empresa, ya sea que su empresa fabrique un producto o proporcione un servicio.
  • Eterno. Debes de tomar en cuenta si tu logotipo se verá relevante y actualizado en un par de años. Crear un logotipo que duré un día es una pérdida de tiempo y esfuerzo. Es mejor prever para que el logotipo dure muchos años.
  • Simple es siempre mejor. Un logotipo muy complejo podría estar de moda en el momento del diseño, pero rápidamente podría quedar anticuado.
  • Versátil. Recuerda que tu logotipo se utilizará en muchos tamaños diferentes en tu estrategia de marketing, por lo que las líneas simples son las más eficaces. Es importante que tengas tu logotipo en formato vectorial lo cual permitirá que este sea reducido para una tarjeta de presentación o ampliado para llenar un cartel gigante sin distorsionarse.
  • Cuida los colores. Un logotipo eficaz se ve muy bien en un solo color, blanco y negro, o colores y tonos mixtos. Para encontrar la mejor opción para reflejar tus ideas, es necesario conocer las connotaciones psicológicas detrás de los colores. Puedes revisar esta infografía para obtener más información al respecto.
  • La fuente es importante. Una fuente caracteriza un logotipo y por lo tanto a la empresa que representa. ¿Cómo hacer la elección correcta? Es simple: escoge fuentes minimalistas; Utiliza dos fuentes cuando mucho; Asegúrate de que las fuentes seleccionadas se vean bien juntas; Elige una fuente que se mantenga relevante a través de los años. Recuerda, la fuente debe hacer hincapié en el estilo corporativo y nicho de mercado. Por ejemplo, un logotipo de un banco necesita una fuente que evoque sentimientos como la honradez y confiabilidad.

Cómo crear un logotipo

Los propietarios de pequeñas empresas solían tener algunas opciones cuando querían finalizar sus identidades comerciales y generar logotipos. Podrían gastar miles de dólares en diseñadores profesionales, con la esperanza de que esos dólares crearían algo grande y digno de la inversión, o podrían crear un diseño propio. La segunda opción resultó en un montón de logotipos particularmente feos y baratos. Afortunadamente, los tiempos han cambiado, y existen varias herramientas para cumplir con esta tarea.

Logaster

Logaster es una plataforma en línea que ofrece la creación de logotipos y otros elementos de identidad corporativa. Todo lo que necesitas para empezar a trabajar con Logaster es introducir un nombre de su empresa y agregar un tipo de negocio. El servicio genera decenas de conceptos de logotipo para elegir. Puedes descargar uno de los logotipos listos para usar o editar el concepto moviendo texto y elementos de diseño alrededor. Puedes editar tu logotipo: cambiar colores, fuentes e icono. Logaster soporta formatos como PNG, PDF, SVG, JPG. Descargar el logotipo de baja resolución es de forma gratuita; Los logotipos de mayor resolución tienen un costo de $ 9.99. Ten en cuenta que la creación de un logotipo hermoso es tan simple como unos pocos pasos. El objetivo del sitio es que cualquier persona sin habilidades de diseño sea capaz de crear un logotipo profesional.

Logaster también le permite crear favicons, tarjetas de visita, sobres, entre otros.

Ejemplos de logos:

ejemplos de logotipos

TailorBrands

hacer un logitipo en linea tailorbr

Una vez que empieces a trabajar con TailorBrands, deberás ingresar el nombre de tu empresa y responder a algunas preguntas antes de generar los logotipos. Después de eso la plataforma mostrará varias variaciones de logotipo que creen que pueden encajar contigo y tu negocio.

Además de esto, el sitio web es fácil de usar, el precio para descargar el logotipo es de $39.

La desventaja con TailorBrands es que una vez que generan los logotipos, son difíciles de personalizar a sus especificaciones. Puedes hacer algunas ediciones como el color y la fuente, pero hay límites. Por ejemplo, si te gusta una fuente de un logotipo y un diseño de otro, no puedes combinar los dos para hacer el logotipo exacto que deseas.

Ejemplos de logos:

tailorbr ejemplos de logos

LogoGarden

crear logos en linea logogarden

Con Logo Garden, diseñas el logo desde cero usando su biblioteca de símbolos y fuentes. Puedes buscar por sector o por palabra clave un símbolo que te guste. El resto del proceso funciona de la siguiente manera: resaltas la parte del logotipo que quieras editar y luego usas una barra de herramientas en la parte superior para cambiar colores, fuentes y tamaño.

Puede descargar su logotipo de forma gratuita o el equipo de diseño de Logo Garden puede crear un logotipo por $39.99.

Ejemplos de logos:

ejemplos de logos logogarden

Hipster Logo Generator

crear un logotipo en linea herramienta

Comienzas eligiendo la mejor forma para tu futuro logotipo, incluyendo un círculo, cuadrado, líneas, etc. Puedes agregar otros elementos, experimentar con imágenes de fondo, y muchos más. Este sitio web te ayudará a generar un logotipo vintage / hipster. El logo (en formato PNG 2400х2000рх o SVG) está disponible por $5. Hipster Logo Generator definitivamente no es para todos, pero para algunas empresas puede funcionar bien.

Ejemplos de logos:

ejemplos de logotipos hipster

Withoomph

herramienta para crear logos en linea withoomph

Withoomph utiliza una combinación del nombre de tu negocio y de las palabras clave que ingresas para crear decenas de logotipos para que elijas. Los logotipos se muestran en varios fondos y tienen diferentes combinaciones de fuentes e iconos. Ellos harán sugerencias sobre qué combinaciones de colores usar en tu logotipo. Después, puedes modificar los colores, las fuentes y el tamaño, pero no puedes elegir tu propio icono desde una biblioteca de iconos, ya que Withoomph crea logotipos basados en la palabra clave que ingresas. Puede obtener tu logotipo por $20 (logotipo para pantallas) o $45 (logotipo para impresión).

Ejemplos de logos:

hacer logitpos en linea

Conclusión

El logotipo de tu empresa es más que un icono en la parte superior de tu sitio web. Representa toda la identidad de marca en un solo golpe visual. Un logotipo fresco y audaz no sólo aumenta el reconocimiento del negocio y genera confianza, sino que lo distingue de su competencia.

Los fabricantes de logotipos en línea permiten que las pequeñas empresas creen logotipos de aspecto profesional en un presupuesto para pequeñas empresas, sin necesidad de experiencia de diseño en cuestión de minutos.



Fuente original

La fórmula de 5 pasos para calcular tu Costo de Adquisición de Clientes

La fórmula de 5 pasos para calcular tu Costo de Adquisición de Clientes




¿Cuánto puedes pagar para adquirir un cliente? y ¿Cuánto vale un cliente para tu negocio?

Estas pueden ser preguntas simples, pero de extrema importancia en tu negocio. En esta publicación, veremos un proceso simple de cinco pasos que puedes seguir para determinar CON EXACTITUD cuánto puedes gastar para adquirir de manera rentable a un nuevo cliente. Esto se llama costo de adquisición de cliente, CAC o Customer Acquisition Cost.

Conocer tu costo de adquisición también te brindará algunas ideas cruciales sobre muchas otras áreas de tu negocio, y puede ayudarte a responder preguntas como: “¿Cuál sería un buen costo por clic para mi empresa?”

Antes de sumergirnos en el proceso de cinco pasos, hay algo que debes saber primero.

Voy a repetir una frase que ha sido repetida por muchos de los vendedores más exitosos de todos los tiempos, incluidos Dan Kennedy, Michael Masterson e incluso el propio Ryan Deiss:

“Quien puede permitirse gastar más para adquirir un nuevo cliente, gana”.

Esto es muy cierto, porque si puedes permitirte gastar más que sus competidores para adquirir un nuevo cliente … ¡Entonces conseguirás a todos los clientes!

Así es como ganas en los negocios. Así que, tu objetivo debe ser gastar tanto como puedas para adquirir un nuevo cliente … pero no más.

En otras palabras, imaginemos que puedes gastar hasta $25 para adquirir un cliente.

Ciertamente no quieres gastar más de $25 para adquirir un nuevo cliente (porque entonces perderías dinero).

Pero si gastas menos de $25, digamos que solo estás gastando $ 15 para adquirir un nuevo cliente, entonces estás limitando tu escalabilidad. No podrás crecer tan grande o tan rápido como deberías porque no estarás gastando suficiente dinero en adquirir de clientes.

Emprender campañas de tráfico con el costo de adquisición correcto es la clave para escalar lo más rápido posible… sin dejar de ser rentable. Por supuesto, para poder hacer eso, debes saber cuánto puedes pagar por adquirir un nuevo cliente.

La fórmula de 5 pasos para calcular tu costo de adquisición de clientes

El proceso de cinco pasos que funcionará para CUALQUIER tipo de negocio o sistema de ventas. Funciona para compañías digitales como este sitio, compañías de venta por teléfono e incluso tiendas físicas.

No te dejes intimidar por los cálculos aquí. He observado que algunas personas tienden a obsesionarse con los detalles y se obsesionan por obtener estos números con demasiada exactitud. Si recién estás empezando, está bien si tus números no son exactamente correctos.

Haz lo que puedas. Comienza con una cifra de partida para orientar tu mercadeo. Con el tiempo, puedes refinar ese número para obtener cada vez mayor precisión y ser más específico en los datos de tu negocio.

Aquí está la Fórmula del Costo de Adquisición de Clientes de cinco pasos:

1. Estimar cuánto vale un cliente.

Lo primero que tendrás que averiguar es:

¿Cuánto ingreso genera de un cliente típico durante el tiempo de su relación contigo?

Ten presente que esto va más allá de los ingresos que generas a partir de tu venta inicial. Tu venta inicial solo podría generarle $25, pero muchos de los clientes que compran ese producto de $25 continuarán realizando compras adicionales.

De modo que si tus productos cuestan $25 cada uno, y cada cliente compra cinco productos en promedio, entonces un cliente vale $125 en promedio. Si cada cliente compra seis productos en promedio, entonces un cliente vale en promedio $150.

¿Tiene sentido?

Esto se conoce como tu CLV (valor de vida del cliente), y es una métrica extremadamente valiosa para conocer sobre tu negocio. Hay tres formas en que puedes dar con esta métrica:

1. Pídele a tu Analista de Datos que lo Descubra.

Si tienes un analista de datos u otro genio analítico en tu equipo, tan solo pídeles que lo resuelvan por ti. Así de fácil.

2. Calcúlalo Tú Mismo.

Para calcular esto por tu cuenta, hay dos cosas que necesitas conocer:

  1. Cuántos clientes compraron tus productos.
  2. ¿Qué cantidad de ingresos totales generaste?

Será preciso elegir un rango de fechas para estos datos. Se recomienda hacerlo de los últimos 12 meses anteriores, si puedes, para obtener más datos. Si no cuentas con tantos datos, intenta retroceder a 90 días.

Luego, solamente divide los ingresos totales por el número total de clientes: Ingresos / Clientes = Valor de Vida del Cliente.

Por ejemplo: supongamos que generaste $156,250 en ingresos durante los últimos 12 meses y durante ese tiempo 1,250 clientes compraron tus productos.

Es solo de dividir $156,250 / 1,250 = $ 125.

Este número de $125 es el valor del tiempo de vida de tu cliente.

4. Haz un Estimado para Tener un Punto de Partida.

Ahora bien, si no tienes los datos disponibles para seguir el Método #2, está bien. Puedes comenzar estimando tu CLV.

Un buen punto de referencia para empezar es entre dos a ocho veces el precio de tu valor de conversión inicial.

Así que para seguir con nuestro ejemplo aquí, si el primer valor de conversión de nuestro negocio es de $25, entonces un buen punto de referencia para empezar sería desde $50 hasta $200.

Para este ejemplo, nos vamos a ir por en medio, con un valor de vida del cliente de $25 x 5 = $125.

2. Restar Reembolsos y Cancelaciones.

El siguiente paso es conocer cuántas personas piden que se les devuelva su dinero y restarlo de tu CLV.

Esto es algo que puedes deducir de tu CRM. Pero si no tienes acceso a esa información, puedes usar el 10% como un punto de referencia conservador. Bien, ahora que tienes tu tasa de reembolso, resta eso del CLV que calculaste en el Paso 1.

Digamos que tu tasa de reembolso es del 10%. Nuestro CLV del paso 1 fue de $ 125, por lo que el 10% de eso es $12.50.

3. Restar el Costo de los Bienes Vendidos.

Lo que sigue ahora es restar cuánto cuesta fabricar y entregar tus productos.

Esta cifra puede variar ampliamente. Para una empresa en línea como ésta, todo lo que se está pagando son los servidores para alojar los datos. Pero para un producto físico real, el costo de los bienes podría ser mucho mayor.

(¡Y que no se te olvide incluir el costo de envío!)

Para el producto ficticio en nuestro ejemplo, imaginemos que se trata de un producto digital donde el costo de los productos vendidos es del 10% del CLV, o $12.50.

4. Restar los Gastos Generales.

Después, se debe contabilizar los gastos generales, los cuales son diferentes al costo de los bienes vendidos.

Los gastos generales incluyen cosas como…

  • Nómina
  • Servicios
  • Software
  • Contabilidad
  • Gastos legales

Multiplica tus gastos generales por tu CLV. Para nuestro ejemplo ficticio, por ejemplo, los gastos generales son del 30% del CLTV: $125 x 30% = $37.50.

5. Restar la Rentabilidad Deseada.

Hagamos una pausa por un segundo y pensemos en dónde estamos.

Comencemos con tus ingresos totales por cliente (CLV) y restamos todos los costos asociados con la producción de ese producto, que incluyen:

  • Reembolsos
  • Costo de los bienes
  • Gastos generales

Calculemos todo para tener una idea de dónde estamos:

CLTV – Reembolsos – Costo de los bienes – Gastos generales

$ 125 – $ 12.50 – $ 12.50 – $ 37.50 = $ 62.50

En otras palabras, de los $ 125 que genera por cliente, la mitad ($ 62.50) se destina a la creación y entrega de tus productos. Y te quedan $62.50.

¿Significa eso que puedes permitirte gastar $62.50 para adquirir un nuevo cliente?

Técnicamente sí, pero entonces no obtendrías ningún beneficio. No estarías ni ganando ni perdiendo con cada cliente.

Entonces, lo último que queda por hacer es decidir qué tipo de margen de ganancia deseas tener.

Este número dependerá de muchas cosas diferentes como …

  • Tu modelo de negocio
  • La industria en la que estás
  • Cuál es tu situación de flujo de efectivo

…y más.

Para un producto digital, un buen margen de beneficio al cual apuntar es entre 20% y 40%.

Así luciría esto para nuestro ejemplo ficticio:

  • 20% x $125 = ganancia de $25.00 por cliente
  • 30% x $125 = ganancia de $37.50 por cliente
  • 40% x $125 = ganancia de $50.00 por cliente

Siendo las cosas así, ¿De qué forma elegir el margen de beneficio que funcionará mejor? Aquí es donde deseas hacer referencia al número que calculamos con anterioridad. De nuestro CLV de $125, se usaron $62.50 para producir y entregar el producto. Eso significa que solo tenemos $62.50 para laborar.

Si seleccionamos un margen de beneficio del 40%, obtendríamos $50 en ganancias por cada cliente. Sin embargo, eso nos dejaría solo $12.50 para adquirir nuevos clientes ($62.50 – $50). NO es mucho dinero para la adquisición de nuevos clientes.

Si elegimos un margen de ganancia más conservador del 20%, obtendríamos solo $25 en ganancias por cada cliente. Sin embargo, eso también nos dejaría con una saludable cifra de $37.50 para costos de adquisición de clientes ($62.50 – $25).
En ese caso, digamos que decidimos que nuestro deseo de rentabilidad será del 20%. De ese modo, podemos gastar hasta $37.50 para adquirir un nuevo cliente. Ese es nuestro costo tolerable de adquisición de cliente.

Esta es la cantidad de dinero que queda del valor del tiempo de vida del cliente después de contabilizar los reembolsos, el costo de los bienes, los gastos generales y la rentabilidad.

Esto es lo puedes permitirte pagar para adquirir un nuevo cliente.

Ahora que tienes una idea básica de cómo calcular el costo de adquisición de tu cliente, hay algunas cosas que debes tener presente al considerar este asunto.

Cómo Usar el Costo de Adquisición de tu Cliente para Descubrir otras Métricas

“¿Cuál es un buen costo por clic?” O, “¿cuál es un buen costo por prospecto?”

Es una pregunta difícil de responder sin conocer el costo de adquisición del cliente. Pero una vez que conoces tu CAC, de pronto se hace mucho más fácil descubrir cuáles deberían ser las otras métricas.

Por ejemplo, si puedes gastar hasta $37.50 para adquirir un nuevo cliente y sabes que tu equipo de ventas convierte el 10% de clientes potenciales en clientes, eso quiere decir que puedes permitirte gastar hasta $3.75 para adquirir un prospecto ($37.50 x 10%).

Y si tu página de aterrizaje convierte el 40% de los visitantes en clientes potenciales, eso significa que puedes permitirte gastar hasta $1.50 por clic ($3.75 x 40%).

¿Tiene sentido?

Estas cifras dependen en gran parte de tu negocio. Digamos que la empresa de nuestro ejemplo lanza un nuevo producto que incrementa el valor del tiempo de vida del cliente (CLV).

Después de lanzar este producto, pueden gastar $50 para adquirir un nuevo cliente. Ahora pueden permitirse gastar $5 por prospecto y $2 por clic.

¿Ves cómo estas distintas métricas de tráfico y negocios están relacionadas entre sí?

Y todo comienza con averiguar cuánto puedes pagar por adquirir un nuevo cliente. Una vez que conoces esa cifra, puedes retroceder unos pasos y descubrir cuál debería ser tu CPC (costo por clic) y CPL (costo por prospecto).

Hay una relación directa entre tus campañas y tu embudo de ventas

Recuerda que el éxito de tus campañas de tráfico depende del embudo o del sistema de ventas al que envías el tráfico.

Para demostrarlo rápido, considera una página de aterrizaje con una conversión del 40%.

Si gastas $1,000 para enviar 1,000 personas a esa página, conseguirás 400 clientes potenciales a un costo de $2.50 por cada uno.

Ahora bien, si la tasa de conversión de la página de aterrizaje era solo del 20%, solo lograrías 200 prospectos de ese mismo tráfico… lo que daría como resultado un costo por prospecto de $5.00.

Todo sin efectuar ningún cambio en tu campaña de tráfico.

Esto solo demuestra que tus campañas de tráfico y embudos de ventas están estrechamente relacionados entre sí.

Si no tienes un embudo de ventas de alta conversión, tu campaña de tráfico no funcionará.

Por otro lado, si optimizas tu embudo… eso solo hará que tu campaña de tráfico sea mucho más exitosa.

Digamos que envías 1,000 clics a una página de aterrizaje a $1/clic. (Así pues, gastas $1,000)

Con una tasa de conversión del 40%, conseguirás 400 prospectos a un costo de $ 2.50/prospecto.

Si conviertes el 10% de esos prospectos en clientes, eso te generará 40 nuevos clientes a un costo de $25 cada uno.

Y si el 10% de esos clientes realiza una conversión en tu producto principal, eso te brindará cuatro nuevos clientes a un costo de $250 cada uno.

Y ahora que sabes cuánto vale un cliente para ti y cuánto puedes pagar para conseguir un nuevo cliente, estos números de repente se vuelven mucho más útiles.

Ya para concluir, ten presente que lo que importa aquí NO es que tengas el mismo embudo, o que tus números sean los mismos que los de arriba. Estos son solo ejemplos.

Lo que sí importa es que conozcas tus propios números y puedas descubrir si tienen sentido para tu negocio o no.

Tu Situación de Flujo de Efectivo Podría Cambiar las Cosas

Ahora sí, esto es realmente importante…

Recuerde que toma tiempo que una campaña de tráfico comience a generar ingresos. La gran mayoría de las empresas NO ven un ROI el mismo día en que inicia una campaña de tráfico.

Así que eso plantea la pregunta de ¿cuánto tiempo puedes permitirte esperar antes de ver un ROI en tus campañas?

La respuesta a esa pregunta te servirá de guía en tu estrategia de adquisición de clientes. Si las ventas secundarias o back-end de tu negocio genera ganancias de nuevos clientes después de 60 días, pero necesitas generar esos ingresos dentro de 30 días debido a tu situación de flujo de efectivo, entonces no podrás gastar tanto dinero para adquirir a un nuevo cliente.

Cuando comienzas a dirigir tráfico a mi sitio web, no cuentas con mucho dinero en efectivo disponible. El flujo de caja es mínimo, lo que suponía que cada vez que gastas dinero para adquirir un nuevo cliente, tienes que quedar tablas con ese cliente prácticamente el mismo día.

Sin embargo, eventualmente la situación financiera cambia. Después puedes esperar cómodamente entre 30 y 60 días antes de generar ganancias con tus clientes.

Esto permite escalar más de lo que se pudo en el pasado. También permite pagar más que tus competidores por adquirir nuevos clientes.

Por ahora, ya debes saber exactamente cómo encontrar cuánto puedes permitirte pagar por adquirir un nuevo cliente.

Recuerda, no tiene que ser exacto. Puedes comenzar con una cifra de punto de partida por ahora y hacerla más precisa con el tiempo. El asunto es que tener una idea general de tu CAC basta para ayudarte a tomar mejores decisiones en todas tus campañas de tráfico en el futuro.

Así que, ¡manos a la obra y descubre tu costo de adquisición de clientes!

Fuente: DigitalMarketer



Fuente original

7 métodos prácticos para cuando "Todo es Importante"

7 métodos prácticos para cuando “Todo es Importante”




Una de las mayores dificultades en el lugar de trabajo de hoy día es saber cómo dar prioridad a las labores. Las cargas laborales se disparan y todo parece ser importante. Sin embargo, la verdad es que mucho del trabajo que hacemos todos los días realmente no necesita que se haga. Al menos no así de inmediato.

Aprender a cómo priorizar significa sacar más provecho del tiempo limitado de cada día. Es una de las piedras angulares de la productividad y una vez se sepa cómo priorizar forma correcta, puede ser útil para todo, desde la gestión del tiempo hasta el equilibrio de la vida laboral.

Aunque los elementos de priorización son simples (es decir, saber qué tareas deben hacerse para clasificarlas). Está lejos de ser un ejercicio simple.

Para facilitar las cosas, aquí hay algunas de las mejores estrategias disponibles sobre cómo priorizar el trabajo en una sola lista maestra.

1. Capturar todo en una lista maestra y luego clasificar por objetivos diarios, semanales y mensuales

La priorización sucede a diferentes niveles. Tienes tareas que deben hacerse hoy. Los objetivos que tienes para la semana. Y los logros que te harán sentir que el mes anterior fue todo un éxito.

Cabe decir que esas listas no siempre coinciden. Es muy fácil decidir de antemano que hoy parece urgente e ignorar que no te está acercando más a tus prioridades más importantes. Así que, antes de que puedas aprender a priorizar tu trabajo cotidiano, debes poner todo en un solo lugar.

Empieza por crear una lista maestra: un documento, aplicación o trozo de papel donde se almacenará cualquier tarea actual y futura. Una excelente manera de hacerlo es la metodología “Get Things Done” (Haz las Cosas) de David Allen,

Una vez tengas todas tus tareas listadas, es hora de dividirlas en metas mensuales, semanales y diarias.

Como explica el consultor de productividad Brian Tracy, su lista mensual se deriva de tu lista maestra. Tu lista semanal se deriva de tu lista mensual. Y así sucesivamente. De esta forma, sabes que tus prioridades diarias están alineadas con tus metas más grandes.

Ahora bien, al establecer tus prioridades, tampoco intentes estar demasiado “orientado a las tareas”. Por supuesto, tachar los elementos de una lista se siente bien siempre, pero es preciso priorizar el trabajo más efectivo.

Cuando completes tus diversas listas, recuerda el Principio de Pareto, o la regla 80/20, que dice que el 20% de tus esfuerzos tienden a producir el 80% de sus resultados. Busca aquellas tareas que no solo quedan tachadas, sino que brindan resultados reales.

2. Separa lo urgente de lo importante con la Matriz de Eisenhower

matriz de eisenhower

A todas luces es perfecto decir que debes aprender a priorizar el trabajo que produce los mayores resultados, pero ¿Cómo lo haces?

En ocasiones, se reducirá a la experiencia, pero cuando no estés seguro, la Matriz de Eisenhower resulta ser una herramienta perfecta para emplear.

Desarrollada por el ex presidente de EE. UU. Dwight Eisenhower, la matriz es un cuadro simple de cuatro cuadrantes que ayuda a separar las tareas “urgentes” de las “importantes”.

En términos simples, las tareas urgentes son aquellas que sientes que debes reaccionar de inmediato, como correos electrónicos, llamadas telefónicas, mensajes de texto o noticias. En cambio, las tareas importantes son las que contribuyen a tu misión, valores y objetivos a largo plazo.

Cuando se busque la mejor manera de priorizar las tareas, pregunta a cuál de los cuadrantes se ajusta mejor y luego resuélvelas siguiente manera:

  • Urgente e Importante: Haz estas tareas de inmediato
  • Importante, mas no urgente: Decide cuándo las harás y agéndalo
  • Urgente, pero no importante: Delega estas tareas a alguien más
  • Ni urgente ni importante: Omite estos de tu lista tan pronto como puedas

3. Posiciona tu trabajo según su prioridad real con el Método Ivy Lee

metodo ivy lee

A veces, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, terminamos con una lista abrumadora de tareas urgentes e importantes que se tienen que hacer. En casos así, necesitamos encontrar la forma de profundizar y descubrir su verdadera importancia.

Una de las mejores maneras de lograrlo fue desarrollada hace más de 100 años por la consultora de productividad Ivy Lee. El llamado Método Ivy Lee es una forma risiblemente fácil de forzar la priorización de tu labor diaria.

Así es cómo funciona:

  1. Al final de cada día laboral, escribe las seis cosas más importantes que necesitas cumplir mañana. No escribas más de seis tareas.
  2. Prioriza esos seis ítems según su verdadera importancia.
  3. Cuando llegue mañana, concéntrate en la primera tarea. Labora hasta que la primera tarea quede concluida antes de pasar a la siguiente.
  4. Aborda el resto de tu lista de la misma forma. Al final del día, mueve cualquier asunto sin terminar a una nueva lista de seis tareas para el siguiente.
  5. Repite este proceso cada día laboral.

Limitarte a seis tareas (o menos) cada día genera una restricción que obliga a priorizar de la mejor forma para luego mantenerte enfocado haciendo una sola tarea de tu lista.

4. Separa las tareas con prioridades similares usando el método ABCDE

metodo abcde

Como ya vimos, el método de Ivy Lee es excelente para priorizar las tareas diarias, aunque queda una parte que no está clara: ¿cómo se puede saber la “verdadera importancia” de una tarea?

La mayor inquietud en lo que concierne a cómo priorizar es diferenciar entre tareas que parecen estar al mismo nivel de importancia.

Aquí es donde el método ABCDE de Brian Tracy hace maravillas. En lugar de mantener todas las tareas en un solo nivel de prioridad, este método ofrece dos o más niveles para cada tarea.

Aquí tienes cómo funciona:

  • Revisa tu lista y dale a cada tarea una letra de la A hasta la E (Siendo la A la de mayor prioridad)
  • Para cada tarea que tenga una A, dale un número que indique el orden que lo realizarás.
  • Repite hasta que todas las tareas tengan letras y números

De nuevo, esta es una estrategia de priorización simple, aunque engañosa. Ya que en la mayoría de los casos resulta casi imposible diferenciar entre una tarea B1 y una A3, de todos modos, al dar a cada tarea varias capas de priorización, obtienes claridad sobre lo que es realmente importante para ti.

5. Establece el tono del día y… “Cómete la rana”

termina tu tarea más importante primero

Una vez que hayas priorizado tu trabajo más importante (cual sea el método que elijas), es hora de decidir de verdad cómo abordar el día.

Cómo empiezas el día marca la pauta para todo lo que sigue. Y a menudo, quitarse del camino una tarea grande, peluda, pero importante de primero, da impulso, inspiración y energía para seguir en movimiento.

Es por eso por lo que una inmensa cantidad de expertos en productividad recomiendan pasar tiempo en tu tarea más importante (TMI) de inmediato cada día. O, como Mark Twain escribió:

“¡Si te tienes que comer una rana viva, no vale la pena sentarte y mirarla por mucho tiempo!”

Cuando pienses en cómo priorizar tu labor diaria, trata de incluir a una de estas “ranas” en la parte superior de su lista.

6. Separa las metas “suficientemente buenas” con la estrategia de 2 listas de Warren Buffett

lista de tareas a no realizar

Poco importa cuán eficiente y efectivo seas cada día si estás trabajando para lograr el objetivo incorrecto. Es por ello por lo que es buena idea reevaluar con regularidad tus objetivos y prioridades a largo plazo para así saber que todavía estás en el camino correcto.

Este es un buen método para hacerlo, es del inversor multimillonario, Warren Buffett.

(Según cuenta la historia, Buffett desarrolló su plan personal a través de este proceso que le ayudó a priorizar sus objetivos profesionales).

El primer paso es escribir tus 25 objetivos principales. Estos podrían ser metas en la vida, metas profesionales, metas educativas o cualquier cosa a la que desees dedicarle tiempo.

Bien, encierra en un círculo tus cinco objetivos principales de esa lista (si estás haciendo esto ahora, termina antes de continuar).

Para finalizar, cualquier objetivo que no hayas encerrado en círculos pasa a la lista de “evitar a toda costa”. En lugar de intercalar trabajando en estos objetivos cada vez que tienes tiempo, debes evitarlos activamente. Estas son las tareas que aparentemente son en apariencia importantes como para merecer su atención, pero que no te están conduciendo hacia tus prioridades a largo plazo.

7. Presta atención a la falacia del costo irrecuperable (ej. no repares un bote con agujeros. Cambia de bote)

costos hundidos

Mientras avances en estos ejercicios de priorización, es importante recordar el ser flexible. Nadie conoce el futuro, por lo que priorizar y planificar es solo adivinar.

A menudo, podrías priorizar una tarea solo para que las expectativas o los resultados te cambien. A estas alturas, es difícil no decepcionarse, pero no puedes dejar que eso nuble tu juicio.

Los seres humanos somos en especial susceptibles a la “falacia del costo irrecuperable”, un efecto psicológico en el que nos sentimos obligados a seguir haciendo algo solo porque ya se le ha dedicado tiempo y esfuerzo.

Pero la realidad es que no importa en lo que ocupes tu tiempo, nunca podrás recuperarlo. Y cualquier tiempo dedicado a continuar laborando en la prioridad equivocada es solo tiempo perdido.

A veces nuestro esfuerzo es mejor empleado en cambiar de botes que en tratar de tapar un agujero.

Las prioridades son fabulosas, pero recuerda ser realista con cuánto trabajo puedes hacer al día

Cuando prioriza tu trabajo como se debe, tienes garantizado un buen día. Llegar al final del día y ver que has completado un trabajo importante es una sensación increíble, pero no siempre es posible.

Las tareas se demoran más de lo esperado. Los imprevistos surgen. Y nuestros días se saturan de reuniones y pláticas. Entonces, si bien es bueno saber cómo priorizar tu trabajo más importante, también debes ser realista acerca de cuánto puede hacer en realidad.

De este modo, llegarás al final del día sintiéndote bien con el progreso que has hecho, para así marcharte y tomarte un merecido descanso.

¿Qué es lo que funciona mejor para ti? Comenta cómo priorizas tus labores en la sección de comentarios más abajo.

Fuente: RescueTime



Fuente original