Antonio Fernández ✦ Consultor SEO & Posicionamiento Web • Sevilla

Digitalización de PYMES: ¿cómo tener presencia online?




Tiempo medio de lectura: 4 min (1.600 palabras).
Si no tienes tiempo ahora, puedes saltar directamente a las conclusiones del artículo.

¡El mejor hosting WordPress con un 20% DE DESCUENTO!

Haciendo que una pyme sea visible en Internet
¿Cómo hacer visible una empresa en Internet?

Aunque no es éste el único problema, la falta de presencia online, entre las PYMES. Incluso aquellas que sí han realizado alguna iniciativa (sea con un sitio web o un perfil en RRSS), la relegan a un segundo plano y no ejecutan ninguna estrategia efectiva a través de este nuevo canal.

En este caso, al no conseguir ningún resultado (como cabría esperar si no dedican ningún esfuerzo a este canal), son muchas las PYMES que consideran que Internet, en cualquier vertiente que sea, no aporta nada a su negocio y abandonan cualquier pretensión de expansión por esa vía.

Sin embargo, con solo algunas consideraciones básicas, que no requieren una inversión excesiva, muchas PYMES podrían beneficiarse de las ventajas que  Internet les podría proporcionar como vía de entrada para nuevos clientes.

Guía de hosting WordPress y mejores optimizaciones

¿Qué debe valorar una PYME para tener presencia online?

A través de los siguientes diez puntos vamos a repasar los criterios que una PYME debería tener en cuenta para abordar una presencia online que ofrezca beneficios a su negocio:

1. ¿Sitio Web o Red Social?

La solución de la red social (sobre todo, Facebook) se suele perfilar como la solución más inmediata para muchas PYMES. Si bien es cierto que es rápida y “barata”, presenta dos graves inconvenientes:

  • En último término, un perfil social “no” es nuestro, sino que estamos a expensas de lo que decida el propietario de la red social, lo cual puede limitar el alcance de nuestras acciones
  • Una red social es un medio de comunicación excelente con clientes o potenciales clientes (por ejemplo, para publicar novedades), pero resulta muy limitado a la hora de un catálogo de servicios o productos.

En cambio, un sitio web siempre estará bajo nuestro control, podremos organizarlo como mejor nos convenga y, fundamentalmente, será mucho mejor escaparate de la marca.

2. Elegir un nombre de dominio

Los usuarios llegarán a un sitio web a través de su dirección y el nombre de dominio que le pongamos puede ser determinante cuando nos estén buscando. No es una decisión que deba tomarse a la ligera, pues la arrastraremos durante toda la existencia del sitio web.

Normalmente, habrá que decidir entre promover la marca de la PYME o el tipo de servicios que presta. En general, un nombre de marca suele dar mejor resultado, pues un nombre relacionado con un servicio o producto puede limitar la ampliación de nuestros servicios en el futuro.

En cualquier caso, la conveniencia de uno u otro depende mucho del sector en el que se mueve cada PYME, por lo que un buen punto de partida es analizar qué nombres de dominio utiliza la competencia directa, pero siempre pensando cómo diferenciarnos de ella.

3. Elegir un proveedor de alojamiento (“hosting”)

A pesar de todos los años que llevamos con Internet, sigue aún muy extendida la idea del “gratis total” o la inversión mínima para contratar el proveedor que hará posible que el sitio web sea visible en Internet.

Aunque existen plataformas que permiten crear sitios web sobre la marcha, a partir de un conjunto más o menos amplio de plantillas y un interface de usuario muy sencillo, sus posibilidades son bastante limitadas y, en líneas generales, no ofrecen una buena experiencia de usuario.

Por su parte, un buen proveedor de alojamiento apenas supone una inversión de unos 10 euros mensuales, obteniendo a cambio un servicio versátil, flexible, de calidad y con un soporte y atención técnica rápidos.

4. ¿Qué tecnología utilizar para el sitio web?

La elección concreta de una u otra tecnología debería tomarla un técnico cualificado, con las dos siguientes consideraciones por parte del gerente de la PYME:

  • Utilizar un sistema de gestión de contenidos (CMS), de forma que los propios empleados de la PYME puedan actualizar los contenidos directamente, sin tener que depender de terceros.
  • Que la tecnología utilizada pueda escalarse fácilmente para adaptarse a posibles crecimientos en el futuro, y no verse obligado a cambiar a otra tecnología más potente.

En líneas generales, WordPress es una buena elección, dada su amplia implantación en el mercado y  su gran versatilidad para construir casi cualquier tipo de sitio web.

Decálogo de calidad para la Presencia Online #Web de las #PYMES en Internet Clic para tuitear

5. ¿Qué incluir en el sitio web?

En general, un sitio web corporativo debería contener al menos la siguiente información:

  • Una portada con una descripción general de los servicios o productos de la PYME, que destaque sus puntos fuertes y sea fácil y rápida de leer.
  • Una o varias páginas para describir con más detalle cada uno de los principales servicios o grupos de productos, con la posibilidad de descargar un catálogo detallado.
  • Una página informativa sobre la PYME (el habitual “Quiénes somos”).
  • Un formulario de contacto o presupuesto, con pequeño número de campos para que el usuario pueda rellenarlo rápidamente.

6. ¿Blog sí, blog no?

Disponer de un blog permite disponer de una sistema alternativo y muy eficaz para atraer potenciales clientes aparte de por la difusión o promoción de nuestros servicios o productos.

Sin embargo, también requiere una dedicación para elaborar y desarrollar los contenidos y, sobre todo, evaluar cuáles son los que interesan a los usuarios. No tiene sentido escribir sobre algo que no interesa a (casi) nadie.

No es imprescindible una alta frecuencia de publicación, una publicación cada dos semanas puede ser suficiente, pero si no se puede mantener este ritmo, mejor no disponer de un blog: pocas cosas desmotivan más a un usuario que llegar a un blog y ver que han pasado meses desde su última publicación.

7. SEO: ¿agencia o consultor?

Un sitio web por sí solo no significa que los clientes potenciales vayan a encontrarnos. La mayoría de los usuarios llegan a un sitio web después de una búsqueda, normalmente Google.

Para la optimización del posicionamiento de un sitio web en un buscador, se puede optar por un consultor, que suele operar como autónomo freelance, o una agencia, con servicios SEO como en está web.

Para comprender mejor la diferencia entre contratar un consultor SEO o una agencia SEO, este artículo hace un repaso de las características de cada uno y decidir cuál nos puede venir mejor.

¡CON UN 20% DE DESCUENTO!Alojamiento WordPress con WebEmpresa

8. El SEO no se hace solo la primera vez

Un error muy habitual es considerar que solo hay que preocuparse del posicionamiento SEO cuando se construye la web y que no hace falta revisarlo o actualizarlo.

Sin embargo, hay dos importantes razones por las que se debería realizar un seguimiento y análisis continuo del posicionamiento de un sitio web:

  • Evaluar el comportamiento de búsqueda de los usuarios, para adaptar y optimizar el sitio web a su evolución en el tiempo, y contrarrestar las estrategias de posicionamiento de la competencia.
  • Para cuando sea necesario elaborar campañas de anuncios patrocinados (SEM o AdWords) con resultados más inmediatos y directos que el posicionamiento orgánico, como se puede ver aquí.

9. Atender puntualmente todos los contactos

¿Sería imaginable una oficina que no contestara a las llamadas telefónicas o que pusiera el contestador automático y lo revisara una vez por semana?

Esta misma actitud se debe tener con Internet y todas las comunicaciones que llegan a través de él, sea por correo electrónico, los formularios del sitio web, los perfiles de las redes sociales o, si lo hubiera, comentarios en los artículos del blog.

Un usuario que haya intentado contactar con nosotros a través de Internet pero que no haya recibido respuesta, será un usuario que ni siquiera intentará llamarnos por teléfono. Hay que darle la misma atención por Internet a que si fuera por teléfono.

10. Darse de alta en Google My Business

Desde el punto de vista del posicionamiento, disponer de una ficha de empresa en Google My Business no supone una ventaja, sino una necesidad.

Cuando una pequeña empresa está dada de alta en Google My Business, abre la posibilidad de que su ficha aparezca destacada en la parte superior de los resultados de búsquedas relacionadas con su actividad, desbancando al resto de resultados.

Conclusiones

Conclusiones del post: resumen para leer en menos de un minutoUna gran mayoría de las PYMES españolas se encuentran en una de las dos situaciones siguientes: o no tienen sitio web, o tienen un sitio web infrautilizado y obsoleto.

Esta situación ha sido en gran parte provocada por una estrategia inadecuada para la presencia online de la empresa. Muchas veces, la principal motivación para crear un sitio web era “porque las otras empresas también lo hacen”, sin detenerse a analizar y definir cómo debería ser esa presencia online.

Aunque pueda parecer lo contrario, basta un pequeño conjunto de premisas y recomendaciones para conseguir que el nuevo sitio web de una pyme cumpla unos requisitos mínimos de calidad y seguridad, sin necesidad de grandes inversiones.

Además, de esta forma se construye un sitio lo suficiente flexible y versátil para que, a medida que la presencia online de la pyme se va consolidando y adquiriendo mayor difusión, pueda crecer en función de la demanda y las visitas.

Si eres una #PYME, con estas 10 pautas podrás rentabilizar tu sitio #web sin grandes inversiones Clic para tuitear

¿Estás de acuerdo con la evaluación anterior de estas “media verdades” sobre Agencias y Consultores SEO? ¿Qué otros mitos o creencias, más o menos extendidas, te has encontrado al respecto? Si tuvieras que contratar uno de ellos, ¿cuál elegirías? ¿Por qué?

Imágenes: freepik, elaboración propia.

 

¿El post te ha resultado útil? ¡Ayúdame a mejorar y puntúalo!

[ Hasta ahora habéis votado 5, con nota media 4.6 ]

 

Quizás también te interese…



Fuente original