¿Cómo vender más en verano? ¡9 consejos imprescindibles!

¿Cómo vender más en verano? ¡9 consejos imprescindibles!




Si tienes un negocio digital, o incluso un negocio físico, seguramente ya te has dado cuenta de que el verano es una época que asusta a muchos emprendedores, que tienen miedo de no conseguir realizar ventas durante la temporada de sol y calor.

Esto sucede porque gran parte de las personas aprovecha este período para salir de vacaciones, viajar y relajarse. En otras palabras, teóricamente nadie estaría muy interesado en hacer una compra, principalmente cuando pensamos en productos educativos.

Sin embargo, eso no es totalmente cierto. Si tú también te sientes así, ¡no te desesperes! En este post, te vamos a mostrar algunos consejos para que puedas vender más en verano y aprovechar para tener aún más éxito en tu negocio.

¡Ven con nosotros!

Realiza ofertas especiales

Una de las formas más interesantes de conseguir aumentar las ventas en épocas “desafiantes” es realizando ofertas especiales.

Ofrece alguna condición irresistible para todos los que adquieran tus productos durante las fechas que consideres más críticas (¡puedes hacerlo incluso durante todo el verano!).

Existen distintos tipos de ofertas especiales que puedes crear. Mira algunos ejemplos:

  • Descuento en el valor del producto.
  • Una o más mensualidades gratis.
  • Dos productos por el precio de uno.

Automatiza las ventas

Si vas a salir de vacaciones en verano, eso no es un motivo para que tu negocio pare de funcionar. Hoy en día, es posible automatizar todo el proceso de ventas, principalmente cuando estamos hablando de infoproductos.

Si cuentas con una plataforma digital, toda la parte de pago y entrega al cliente se realiza de forma automática y no tienes que preocuparte con absolutamente nada.

Además, puedes automatizar toda tu estrategia de marketing, difundiendo tus infoproductos aunque estés de vacaciones. Por ejemplo:

Aprovecha esta época para crear urgencia

El verano es una época muy atractiva y puedes usarla como un argumento de venta para crear urgencia.

Por ejemplo, si vendes un ebook con tips para adelgazar, puedes enviar un email promocional con una copy enfocada a esta estación: “¡Pierde 5 kg en un mes y luce tu nuevo cuerpo este verano!”.

O imagínate que eres un profesor online y tienes un curso de inglés para turismo. Un ejemplo de copy que podrías usar sería la siguiente: “¿Vas a viajar al extranjero este verano? Aprende la lengua universal y comunícate en cualquier lugar del mundo”.

El hecho de hacer algo “antes de que el verano termine” puede animar a tus potenciales clientes e incentivarlos a realizar una compra contigo para alcanzar su objetivo en poco tiempo.

Adapta el diseño de tus materiales

Este punto es muy parecido al anterior, pero ahora nos enfocamos en el aspecto visual de tus materiales de divulgación.

Utilizar elementos que tienen relación con el verano puede llamar la atención de tu público y dejarlos más animados a consumir tus productos durante esta época.

Gafas oscuras, trajes de baño, sombreros y quitasol son algunos de los elementos que pueden añadirse a tus piezas para adecuarlas a la estación.

Haz colaboraciones

Otra buena idea para vender más en verano es hacer colaboraciones con otras marcas o infoproductores.

Esta es una buena oportunidad para darte a conocer entre la audiencia de otros emprendedores y conseguir impulsar tus ventas durante el período.

Existen distintos tipos de colaboraciones: puedes hacer co-branding, intercambiar guest posts, hacer lives en Facebook, organizar un evento de tu nicho de mercado y mucho más.

Aprovecha para destacarte de la competencia

Existe un dictado muy famoso que dice algo como lo siguiente:

Trabaja mientras ellos duermen, aprende mientras ellos festejan, ahorra mientras ellos gastan. Después vive como ellos sueñan.

La idea es aprovechar ese período, en el que muchos emprendedores e infoproductores están de vacaciones, para destacarte de los demás.

Si puedes salir de vacaciones en otra época del año, ¡aprovecha el verano para trabajar lo máximo que puedas!

Realiza concursos y sorteos en redes sociales

Durante las vacaciones, muchas personas utilizan las redes sociales para publicar fotos, interactuar con sus amigos y ver cómo los demás están aprovechando el verano.

Por eso, utilizar las redes sociales en esa época es una buena estrategia para difundir tu negocio.

Como durante ese período las personas están más relajadas, realizar concursos y sorteos puede ser una técnica muy llamativa para que tu audiencia y tus potenciales clientes interactúen con tu página.

¡Sé creativo y no tengas mieda a innovar!

Patrocina eventos o festivales

El verano es la estación más animada para shows y festivales, principalmente los que ocurren al aire libre.

Si tienes un poco de dinero para invertir, ¿qué tal patrocinar algún evento? Puedes realizar acciones especiales de divulgación y, además, recordarles a las personas que tu marca está siempre presente.

Ofrece pruebas gratis

Por último, una técnica que puedes utilizar es ofrecer pruebas gratis o “trials” durante el período de las vacaciones.

Por ejemplo, si tienes un curso online al cual se accede mediante login y contraseña, puedes permitir el acceso gratis durante un mes. Otra idea es dejar que la persona vea los primeros módulos sin tener que pagar nada.

Eso puede ayudarte a convencer a potenciales clientes a conocer tu producto. Y, si tu contenido es encantador, ¡seguramente realizarán la compra cuando el período de prueba termine!

¿Te han gustado los consejos? ¿Tienes otra idea para vender más en verano? ¡Déjanos tu comentario!



Fuente original

¿Cómo ahorrar dinero? 15 maneras de ahorrar para montar un negocio

¿Cómo ahorrar dinero? 15 maneras de ahorrar para montar un negocio




Comenzar tu propio negocio es emocionante, sobre todo cuando le dices a tus amigos y familiares que eres el dueño de uno. Además, puedes establecer contacto con emprendedores inspiradores y asistir a reuniones exclusivas de pequeñas empresas.

Todo va bien hasta que te das cuenta de que tu negocio no está ganando dinero, has utilizado todos tus ahorros y el banco no te prestará más dinero. Esta es una situación muy común en el tentador mundo de la iniciativa empresarial, y generalmente, es el resultado de una falta de planificación adecuada.

Si bien la redacción de un plan de negocios y la creación de pronósticos financieros precisos son cruciales para el éxito de tu negocio, iniciar tu viaje empresarial con una comprensión básica de la administración del dinero te dará una base sólida para construir.

Si eres un aspirante a emprendedor, toma nota de estos consejos esenciales sobre cómo ahorrar dinero.

1. Comienza a presupuestar

El presupuesto es una parte importante de cualquier negocio, por lo que si aún no has creado un presupuesto, este es el momento.

Hay varias maneras de hacerlo, desde un sistema de papel y lápiz de la vieja escuela, hasta el uso de un software de presupuesto que te permita administrar los costos de tu hogar además de las finanzas de tu empresa, de modo que puedas controlar tus diversas fuentes de ingresos, todo en un solo lugar.

También puedes usar una combinación de los dos u otros métodos que te resulten útiles, siempre y cuando comiences un presupuesto y te apegues a él. Recuerda: los presupuestos pueden ser fluidos, así que siéntete libre de adaptarte a medida que avanzas.

2. No renuncies a tu trabajo al principio

Si deseas iniciar tu propio negocio, no abandones de inmediato tu trabajo diario. Algunos empresarios experimentados te aconsejarán que te decidas por una u otra cosa. Pero no solo te estás poniendo en una situación extremadamente estresante, sino que también asumirás un riesgo financiero innecesario.

Honestamente, si necesitas ponerte en una situación desesperada para motivarte, entonces no deberías comenzar un negocio. La situación ideal es trabajar en tu negocio mientras también haces tu trabajo de tiempo completo.

Al ser un poco más eficiente en el trabajo y dedicar tiempo extra a las noches y los fines de semana para el negocio en lugar de ver televisión, es mucho lo que puedes lograr.

3. Céntrate en lo esencial

A medida que creas un presupuesto personal, debes mantener un registro de tus gastos diarios. Si un gasto no es esencial, entonces córtalo. Por ejemplo, puede ser parte de la rutina de la mañana tomar un café para el viaje diario.

Pero preparar tu propio café y llevarlo en una taza, en vez de pararte a mitad de camino para comprar uno, te ahorrará dinero en efectivo después de varias semanas de trabajo.

Revisa tus gastos mensuales y elimina aquellos que realmente son innecesarios. Aquí te van otras consideraciones:

  • ¿Usas tu membresía de gimnasio con la frecuencia suficiente para justificar el costo?
  • ¿Cuánto puedes ahorrar comprando artículos básicos al por mayor?
  • ¿Sería más barato usar transporte público, taxis o servicios como Uber que tener un auto?

Si descubres que tus gastos excesivos se dan con mayor frecuencia mientras viajas, lleva tu presupuesto contigo. Las aplicaciones de presupuesto pueden ayudarte a realizar un seguimiento de los gastos personales y comerciales desde cualquier lugar en el que te encuentres.

4. Negocia para ahorrar

Solo la mitad de los consumidores negocian precios cuando hacen una compra. Incluso si encuentras un buen precio en línea, algunos servicios te permiten negociar con algunos vendedores.

Cuando compres artículos en persona, mantente atento a la manera de conseguir un trato. Negociar suele funcionar mejor cuando puedes ver a la persona cara a cara. Aquí van algunas estrategias:

  • Pregunta si hay un descuento cuando pagas en efectivo.
  • Si notas algún defecto en un artículo que desees, como un botón suelto en una chaqueta, pregunta si podría haber un descuento debido a ello.
  • Pide descuento al comprar al mayor.

5. Separa tus cuentas bancarias personales de las comerciales

Aunque al principio este consejo financiero para pequeñas empresas pueda parecer elemental, te sorprendería saber cuántos propietarios de negocios comenzaron no solo cuando salieron del garaje o del sótano de alguien, sino desde una cuenta bancaria personal.

Incluso antes de que tu negocio se ponga en marcha, configura una cuenta separada de banca comercial. Simplemente, evita mezclar tus cuentas comerciales y personales.

6. Elimina la deuda de alto interés

Tener deudas con intereses altos es una carga financiera adicional que no necesitas cuando estás listo para comenzar tu negocio. Calcula cuánto te está costando el interés del préstamo cada año y compáralo con el interés que estás ganando con las inversiones que puedas tener.

Si la diferencia es sustancial, puede ser conveniente pagar esas deudas de inmediato. Ten en mente que la deuda de alto interés también puede afectar tu crédito.

Al ahorrar para tu negocio, considera cuáles son tus necesidades en el futuro. Por ejemplo, si no cancelas tus tarjetas de crédito después de pagarlas, tendrás crédito disponible para recurrir en caso de que tu negocio sufra un revés.

7. Consulta a un agente de seguros

Es probable que ya tengas un seguro de automóvil y un seguro para propietarios o inquilinos con el fin de proteger algunos de tus activos personales más grandes. Una vez que tengas un negocio, es prudente proteger sus activos también.

Lo más fácil que puedes hacer si ya tienes una buena relación de trabajo con un agente de seguros, es simplemente hacerle saber tu nueva situación. Si estás ejecutando un negocio desde casa, por ejemplo, como mínimo, es posible que necesites un corredor para cubrir el equipo informático utilizado en tu negocio.

Si tu negocio involucra inventario, probablemente querrás que esté cubierto por un seguro pagado por la empresa. Y si tienes empleados, también necesitarás seguro de compensación laboral y seguro de responsabilidad civil.

8. Vive con lo esencial

Al comenzar un negocio, es fácil emocionarse y salirse un poco de la realidad. De alguna manera, esto puede meterte en serios problemas.

En lugar de mudarte a ese lujoso espacio de oficinas en el centro de la ciudad y contratar a muchos empleados, mantén las cosas en lo básico durante el mayor tiempo posible.

Hay muchos beneficios para trabajar en casa, pero uno de los mayores es la capacidad de ahorrar en costos generales.

Los empleados también cuestan mucho, así que evita contratar mucha ayuda adicional de ser posible. Considera contratar ayuda a tiempo parcial o profesionales independientes.

9. Haz trueque

Estamos acostumbrados a pagar todo lo que necesitamos, pero hay otra opción: el trueque.

El trueque fue una forma popular de hacer negocios durante cientos de años. Recientemente perdió su popularidad, pero sigue siendo una opción viable.

Entonces, si necesitas algo, ve si hay alguien en tu comunidad que esté dispuesto a ayudar. A cambio, puedes proporcionarle un producto o un servicio gratuito.

10. Crea tus propios materiales de marketing

Los materiales de marketing son la parte más divertida de comenzar un negocio: elegir un logotipo, diseñar tarjetas de negocios, seleccionar gráficos y colores para tu sitio web, hacer negocios estacionarios, etc.

Pero si no tienes dinero para contratar a un profesional al principio, puedes empezar con el DIY (do it yourself o “hazlo tú mismo”). Existen varios sitios en Internet que te permiten crear tus propios materiales.

Por lo tanto, puede ser conveniente comenzar de manera simple con tus materiales de marketing y volver a evaluar después de unos meses.

11. Únete a Twitter y otras redes sociales

Twitter es, básicamente, un microblog donde cada entrada está limitada a 280 caracteres. A través de una interfaz simple puedes enviar “tweets” y leer los de los otros usuarios de Twitter.

En esta plataforma puedes encontrar personas importantes para el crecimiento de tu negocio. Puedes encontrar diseñadores e incluso encontrar a las personas ideales para hacer trueque.

Twitter es una plataforma gratuita. Eso sí, recuerda que no es una herramienta de autopromoción, sino una forma de establecer relaciones con otros empresarios y clientes potenciales, y personas que compartan tus intereses.

Además de Twitter, también puedes usar otras redes sociales, ¡como LinkedIn!

12. Asóciate con otros empresarios

Estar en Twitter y LinkedIn es el ejemplo perfecto de empresarios que quieren ayudarse entre sí. Si no eres bueno en contabilidad, tal vez alguien en tu red sí posea este conocimiento ¿Qué pasa si ese contador necesita ayuda con marketing, dotación de personal u otra cosa que puedas ofrecer a los servicios de trueque?

Habla y pide ayuda a otros empresarios y mantente dispuesto a ayudarlos también. Ahorrarás dinero y establecerás relaciones valiosas que serán clave a medida que tu negocio crece.

13. Contrata pasantes

Los pasantes tienen sed de experiencia y conocimiento. Por lo que si seleccionas cuidadosamente a tus pasantes, obtendrás una gran cantidad de “beneficios por tu dinero”.

Los pasantes, probablemente, sean mejores y más rápidos en lo que respecta a la tecnología, las tendencias y la implementación de nuevos sistemas para tu negocio. Ellos pueden trabajar en proyectos de marketing, o incluso, simplemente, sacar las tareas administrativas del camino para que tú puedas enfocarte en aumentar los resultados.

Los pasantes son de beneficio mutuo si ambos están dispuestos a trabajar duro y aprender los unos de los otros.

14. El efectivo es el que manda

Existen algunas historias raras de personas que comienzan su pequeña empresa con tarjetas de crédito y que realmente lo logran: a esto se le llama milagro.

Intenta pagar en efectivo todo lo que puedas, pues acumular deudas para iniciar un negocio puede ser muy estresante y arriesgado.

Aprovecha los vendedores que ofrecerán un descuento por el pago en efectivo, los pequeños descuentos realmente suman.

15. Aprovecha la universidad local

Muchas universidades tienen excelentes programas de desarrollo comercial que ayudan a los empresarios que no están estudiando a mejorar sus habilidades. Mejor aún, haz contacto con el departamento de marketing o emprendimiento de tu universidad local para ver si tu negocio podría ser un proyecto para los estudiantes.

Los estudiantes universitarios suelen ser los mejores “consultores” porque están al tanto de la tecnología, las tendencias y lo que las empresas están haciendo en este momento. Probablemente, pensarán en tu negocio de una manera completamente diferente a como lo haces, lo que puede llevarte a nuevas formas de pensar e innovar tu concepto.

Finalmente recuerda que el tiempo es dinero, y no hay nada que tenga más valor monetario que eso. Así que ten esto en cuenta cuando planifiques tu agenda y tus tareas diarias. Cada segundo que pasas haciendo algo que no está relacionado con tu negocio, pierdes el tiempo.

¿Qué otras cosas sabes sobre cómo ahorrar dinero? ¿Qué consideras que has estado haciendo mal? ¿Crees que dedicas tiempo suficiente para prepararte financieramente? ¡Deja en los comentarios tu respuesta, me gustaría saber lo que piensas!

Este post ha sido escrito por el equipo de Gananci.



Fuente original

¿cuál es el mejor formato para tu curso online?

¿cuál es el mejor formato para tu curso online?




El mercado de cursos online es muy amplio en lo que se refiere a formatos y formas de entrega del contenido. Pero si ya tienes un asunto o un tema en mente y estás empezando el proceso de creación del producto, es posible que quedes en la duda entre dos formatos muy utilizados: ebook y videoclase.

Ebooks y videoclases son más difundidos como formatos para cursos online pues son de fácil acceso y permiten una asimilación simple del contenido a ser estudiado.
Para que puedas identificar cuál es el mejor formato para tu contenido, verás a continuación algunas características de cada uno de ellos, sus ventajas, mejores formas de uso y puntos de atención.

Ebook

El contenido de los ebooks es predominantemente escrito y pueden tener el formato PDF o Epub.

El PDF es una extensión ya bastante conocida en el medio online y diversos programas, incluso los smartphones, poseen reproductores compatibles con ese formato.

Por su parte, Epub también posee la misma lógica del PDF, pero su ventaja es que se adapta a diferentes dispositivos y contiene una organización y diagramación del texto que facilita la lectura, de acuerdo con el tamaño de la pantalla. Es lo que podemos llamar responsivo. Si deseas leer un contenido en tu teléfono móvil, se adapta al tamaño del dispositivo y si piensas cambiar a una tableta, el mismo contenido tomará la forma de la pantalla de su dispositivo.

Un ebook, además del material escrito, puede contener también imágenes, gráficos y diagramas de flujo que enriquecen el tema tratado e ilustran y ejemplifican las informaciones pasada.

Veamos ahora otras ventajas de este formato de contenido digital:

Ventajas del ebook

  • Si crees que te expresas mejor de forma escrita que oral, el ebook puede ser una excelente alternativa. De esa manera podrás pasar todo el conocimiento a tu público de manera más efectiva y clara, además de transmitir tus ideas con más confianza y seguridad.
  • Después de descargar el archivo, los compradores ya no necesitarán utilizar Internet para ver el contenido.
  • La producción puede ser más sencilla, ya que basta con utilizar una herramienta de edición de texto, como Word y Google Docs, y dedicar tiempo a la escritura.
  • No tienes que aparecer, lo que es una ventaja si no te sientes cómodo delante de las cámaras.
  • Ocupa menos espacio de almacenamiento en dispositivos de lectura.
  • Las personas con discapacidad auditiva tienen la posibilidad de acceder al contenido.

Mejores formas de utilización

Al crear un ebook es necesario desarrollar el contenido de forma clara y eficiente. Lo que significa que el público tiene que entender el 100% de tus informaciones en el formato de lectura.

Por otro lado, se debe asegurar que todo el texto esté de acuerdo con las normas de la lengua utilizada para garantizar la fiabilidad y seriedad del contenido.

Es importante que sea escrito de forma fluida y dinámica para evitar que la lectura se vuelva monótona y poco interesante. Por eso, las imágenes y otros complementos son muy interesantes para incrementar un ebook. El uso de ejemplos también le proporciona al lector una visualización mental y una mayor comprensión del tema tratado.

Asimismo la división en tópicos o subtópicos también ayuda a organizar el texto y facilita su comprensión.

Puntos de atención

  • Los textos escritos pueden ser más fácilmente utilizados o incluso plagiados por otras personas sin la debida referencia. Por eso, asegúrate de registrar tu contenido.
  • Los productos en este formato pueden no atraer a ciertos públicos que tienen resistencia a la lectura o incluso dificultades para interpretar textos. En ese caso, debes identificar muy bien a tu buyer persona antes de crear tu material.
  • Al contenido escrito se lo considera, a menudo, como más simple que el transmitido a través de recursos audiovisuales y, por lo tanto, las personas pueden estar dispuestas a pagar menos por ellos.
  • Por último, recomendamos que el lenguaje sea cautivador y muy claro para mantener la atención y garantizar el entendimiento de tu público.

Videoclases

Los cursos online en formato de videoclases, como el propio nombre lo dice, son cursos que constan de videos por los cuales el contenido será transmitido y enseñado.

Estos videos pueden estar alojados en YouTube, Vimeo o en el propio streaming de tu plataforma para cursos online, por ejemplo.

Ventajas

  • Los recursos audiovisuales, por exigir una mayor producción y elaboración, valoran el producto de forma que los compradores puedan estar dispuestos a pagar más por ellos.
  • Por utilizar tu imagen y hablar directamente con los alumnos, podrás establecer una relación más cercana con ellos, transmitiendo confianza y accesibilidad.
  • El contenido en vídeos es absorbido de forma más fácil y ligera, siendo más accesible.
  • Por medio de imágenes y demostraciones, los productos que enseñan algún tipo de procedimiento o técnica pueden ser mejor comprendidos por los alumnos.
  • Posibilidad de utilizar otros recursos complementarios, como screencast, bandas sonoras y efectos, permitiendo que la clase sea más acogedora y didáctica.

Mejores formas de utilización

Los vídeos deben mostrar una imagen nítida y de buena resolución. Busca las mejores cámaras para grabar tu material de forma profesional.

Además de la imagen, el audio debe tener un volumen mínimo y estar siempre libre de ruidos, con el fin de garantizar la comprensión de cualquier persona. Una buena dicción del locutor también es muy importante para facilitar el entendimiento del contenido.

Los vídeos deben ser más cortos, con una media de aproximadamente 10 minutos, para que el espectador no pierda el foco y pueda prestar atención durante toda su duración.

Los vídeos deben ser lo más “ligeros” posible para que una red de Internet más lenta no impida la reproducción de tu contenido. Utiliza la extensión .mp4 y la resolución de 720 píxeles para guardar los archivos.

Si no tienes facilidad para hablar frente a las cámaras, puedes contratar a un profesional experto en el tema deseado para ello o pedirle ayuda a alguien que tenga facilidad en esa área.

Puntos de atención

  • Algunos clientes no pueden ver los vídeos por problemas de funcionamiento de Internet. Deja claro que para acceder a las clases, es necesario tener una Internet estable.
  • Inevitablemente la producción del material será un poco más compleja. Si no tienes conocimientos de equipos de vídeo, invierte en la contratación de un profesional o invita a un amigo que entienda de captura de imagen y audio y edición de vídeos.
    Existe siempre la posibilidad de aprender esta nueva habilidad, pero en este caso la conclusión de tu material será un poco más lenta.
  • Para llegar a las personas con discapacidad auditiva es necesario utilizar subtítulos o traducciones en libras.

Conclusión

Ambos formatos son interesantes para cursos online, pero antes de elegir el mejor para crear tu material tendrás que analizar tu tipo de contenido y el público al que deseas llegar para elegir el más adecuado.

Para ello, después de definir el tema de tu material, el segundo paso será entender a tu público ideal, el buyer persona, como mencionamos anteriormente, y sólo después pensar en crear el formato de tu material.

Hecho esto, sigue los siguientes pasos con los materiales abajo expuestos y que vamos a dejar disponibles para la ejecución de tu curso online:

>> Guía para crear un ebook perfecto

>> Cómo crear un curso online desde cero

¡Entérate de primera mano de todas las novedades del mundo digital! ¡Suscríbete a nuestro boletín semanal y activa las notificaciones de nuestro blog!

¡Un fuerte abrazo y hasta la próxima!



Fuente original

concepto y consejos para definir el tuyo

concepto y consejos para definir el tuyo




¡Qué bien! Estás planificando tu negocio, ya definiste la idea, buscaste opciones para hacerlo rentable y estás organizando todo para iniciar el nuevo trabajo lleno de nuevas expectativas y buscando rentabilidad.

Pero, ¿sabes quién es tu público objetivo?

En cualquier tipo de negocio, es de extrema importancia entender quién es tu audiencia para definir mejor las estrategias que utilizarás en tu promoción.

Por eso, en este post te vamos a contar:

¿Qué es el público objetivo?

El público objetivo son las personas a quienes tu negocio está destinado, porque de alguna manera se identifican con tu producto o servicio.

Para entender mejor, vamos a pensar en el siguiente ejemplo: Ana Paula tiene 18 años. Vive en Madrid y le gusta el rock and roll. Con ese perfil, ella sería un ejemplo de público objetivo para una casa de conciertos o una tienda de discos, por ejemplo.

Veamos un ejemplo por el camino contrario.

El sueño de Pablo es abrir una cervecería artesanal en la ciudad donde vive, que posee tan solo 20 mil habitantes. Aunque Pablo conoce toda la técnica, ya ha elaborado su plan de negocios y tiene la inversión necesaria para empezar, aún tiene un temor: ¿será que tendrá público para consumir su producto?

Es necesario, entonces, que investigue y conozca a sus posibles clientes.

Al realizar una investigación de preferencias, Pablo descubre que los apreciadores de cerveza artesanal son: hombres y mujeres entre 20 y 40 años, con renta media X. Al verificar los datos demográficos, el emprendedor se da cuenta de que sí, muchas personas forman parte de esta audiencia y, por lo tanto, su negocio puede ser rentable.

De esta manera, entendemos que el público objetivo es la parte de la población a quien se destina tu mensaje, servicio o producto. El público objetivo puede definirse por: región, clase social, poder adquisitivo, grupo de edad, sexo, comportamiento y preferencias.

Un negocio completo puede ser creado para todos, pero considerando que cada persona tiene sus preferencias y particularidades, será mucho más eficaz si la empresa se centra en las necesidades de un grupo específico.

Con ese conocimiento es posible dirigir, no solo los productos o servicios, sino también el tipo de contenido que será producido y los canales ideales para la promoción.

Hasta aquí hemos entendido lo que es el público objetivo. Ahora vamos a ver más específicamente otros motivos por los que es tan importante definirlo.

¿Por qué es importante la definición de tu público objetivo?

En su libro “Planificación de Propaganda”, Roberto Corrêa explica que al inicio de la era industrial, período en el que surgieron varios productos, se creía que los consumidores formaban parte de una gran masa y que lo lógico era que esas personas consumieran todo lo que la industria produciría.

Sin embargo, con el surgimiento de la competencia y a medida que el avance tecnológico fue creciendo, muchos productos comenzaron a ser similares o incluso iguales, invirtiendo ese proceso: el mercado es el que necesita adaptarse a lo que el público desea consumir.

Basta pensar, ¿aquello que te gusta y consumes es exactamente igual a las preferencias de todas las personas que conoces? Si la respuesta es negativa, entonces una propaganda, por ejemplo, puede tener más sentido para ti que para esas personas.

El público consumidor es cada vez más específico, es decir, no sirve englobar a todos genéricamente.

Es necesario segmentar para satisfacer las necesidades de cada grupo.

¿Cómo definir a tu público objetivo?

La sugerencia principal tiene que ver con saber bien quién es la audiencia y enfocarse en estrategias para propagar mejor el mensaje, servicio o producto.

¿Cómo seguir este consejo?

1.Investiga tu mercado

Es así que entiendes quién es la gente que busca las posibles soluciones que ofreces.

La investigación de mercados comienza con el esfuerzo por entender la rama o nicho en el que se pretende actuar e incluso los competidores.

También es importante verificar los datos de investigación sobre el segmento, ya realizados por organismos competentes, como algunas agencias de estadísticas estatales, por ejemplo, que podrían proporcionarte mucha información relevante sobre la población y, consecuentemente, sobre los consumidores.

2. Delimita un público específico dentro de tu mercado

No sirve de nada atraer a todo el mundo, es necesario delimitar el tipo de audiencia que quieres alcanzar.

Para ello, puedes elaborar tu propia investigación con preguntas sobre las preferencias de las personas. Si tienes o deseas invertir en un canal online de juegos, por ejemplo, puedes elaborar un cuestionario al respecto y empezar a comprender mejor a tu público.

Las preguntas básicas siempre se refieren a la edad (grupo de edad), región donde vive, género y renta media.

Estos elementos ya delimitan bastante a tu público, ya que con ellos entiendes mejor, por ejemplo, cuál es el rango de edad que más te interesa de acuerdo al tema que estás proponiendo, para luego dirigir tu contenido y orientar tus anuncios a ese grupo.

El cuestionario puede ser aplicado tanto por Internet como personalmente, dependiendo del nicho que deseas abarcar.

3. Utiliza las redes sociales

Si la tecnología y, como consecuencia de la misma, la facilidad de la información están disponibles (y además gratis), ¿por qué no valernos de ella?

Si aún no tienes una red social destinada a tu empresa, crea por lo menos una en los canales más utilizados por tus clientes potenciales.

Recordando que crear una página es más eficaz que un perfil común, ya que la página empresarial en redes sociales, como Facebook, por ejemplo, no solo pasa más credibilidad, sino que te permite crear anuncios.

Una vez que tengas tu página empresarial y/o otras redes sociales dirigidas a tu negocio, busca quiénes son las personas que más interactúan contigo por estos medios, ya que pueden darte ideas interesantes sobre tu público objetivo.

4. Haz uso de herramientas online

Es posible utilizar herramientas online, como Google Trends, para ver lo que más ha sido investigado y quién más investiga sobre determinados temas.

Esta herramienta proporciona muchos datos y puedes buscar a aquellos que te interesan a ti y a tu empresa a fin de conocer y delimitar tu audiencia.

Si deseas abrir un negocio orientado a regalos, por ejemplo, puedes ver en Google Trends el volumen de investigaciones por este término en los últimos meses y la información demográfica de quien ha investigado.

Las respuestas son una ayuda en la comprensión de tu público y lo que está buscando.

Y entonces, ¿vamos a poner todo lo aprendido en práctica?

Como hemos visto, conocer y delimitar a tu público objetivo es vital para que tengas una idea general de quiénes son las personas a las que quieres alcanzar.

El mercado está cada vez más segmentado y saber quiénes son los clientes potenciales es el camino correcto hacia el éxito, ya que los productos, servicios, acciones y marketing se enfocarán en este público.

Además del público objetivo, es importante también conocer bien a tu buyer persona, que garantizará, aún más, los rumbos para el crecimiento de tu empresa. Para entender mejor sobre este tema, lee nuestro post sobre cómo crear un buyer persona para tu negocio.



Fuente original

Tipos de entrenamiento para empresas: 12 modelos eficientes

Tipos de entrenamiento para empresas: 12 modelos eficientes




Entrenar a las personas que trabajan contigo es la manera más segura de capacitar a los equipos, reducir costos, aumentar las ventas y optimizar los procesos dentro de una organización.

En el texto de hoy vamos a compartir los 12 tipos de entrenamiento más eficientes para aumentar la productividad de tu equipo y mantenerlo motivado.

¡Descubre las diferentes opciones que existen para que sepas cuál de ellas se aplica mejor a tu ambiente de trabajo!

Tipos de entrenamiento

No se puede decir que existe un modelo de entrenamiento mejor que el otro, todo va a variar según tu objetivo y el perfil de los empleados.

Conoce algunas opciones.

1. Gamificación

Prácticamente todo el mundo se siente estimulado por algún tipo de juego, sea por la competitividad, por la voluntad de perfeccionarse o simplemente por diversión.

El entrenamiento en formato de game utiliza dinámicas de juegos en otros contextos para incentivar el compromiso, el aprendizaje y la interacción entre las personas del equipo.

Las empresas que apuestan en ese método reconocen la importancia de transformar el aprendizaje en algo dinámico, creativo, que despierte la curiosidad y el interés de los empleados.

Otro punto positivo de este tipo de entrenamiento es la posibilidad de ofrecerles recompensas a los empleados, lo que puede servir como motivación y aumentar las posibilidades de adhesión.

2. Entrenamiento online

Muchas empresas han dado preferencia a los entrenamientos online debido a la practicidad que ofrecen tanto para quienes la aplican, como para los estudiantes.

Por ser suministrados en un ambiente virtual, los empleados pueden acceder al contenido desde donde estén y en cualquier momento.

Siendo así, la institución no necesita reservar un espacio físico donde quepan todos los participantes, ni preocuparse de conciliar las agendas de todo el mundo.

La empresa tiene la opción de elaborar las capacitaciones online según la demanda, ponerlas a disposición en la plataforma elegida y disponer el acceso a los empleados, que serán los responsables de organizarse para completarlas dentro del plazo.

Esta flexibilidad de horarios aumenta el alcance del entrenamiento y facilita la participación de los empleados, que no necesitan desplazarse y pueden encajar el momento educativo en sus rutinas.

3. Programas de orientación

El programa de orientación o de mentor se basa en la elección de uno o más mentores dentro de la propia organización para que compartan lo que saben con los participantes.

Una de las mayores ventajas de este formato es la posibilidad de transmitir conocimiento tácito, o sea, aquel conocimiento adquirido en la práctica, durante la experiencia en la función, y que no puede ser formalizado en documentos.

El contacto directo entre mentor y alumno también permite un diálogo más cercano sobre los retos que se enfrentan en el día a día, el relato de casos y resolución de dudas en tiempo real, que tal vez pasan desapercibidos en otros formatos.

4. Coaching empresarial

El proceso de coaching empresarial sirve para ayudar a los profesionales a trazar metas consistentes y desarrollar las habilidades y competencias necesarias para alcanzar tales metas.

El uso de las técnicas y herramientas de coaching garantiza la asertividad del proceso, que se centra en el reconocimiento de los potenciales, dificultades y cualidades de los profesionales y en la búsqueda del equilibrio entre ellos para alcanzar resultados mejores, en un proceso muy similar a la mentoría.

El proceso es beneficioso tanto para las empresas como para los participantes, pues aumenta la confianza de los trabajadores y líderes, optimiza el desempeño de los equipos y garantiza la alineación de los empleados con los objetivos estratégicos de la organización.

5. Grupos de estudio o grupos focales

Los grupos de estudio son formados por los miembros de la empresa que están involucrados en determinado proyecto, área o asunto.

Pueden ser creados puntualmente para la resolución de un problema específico, o ser constantes para posibilitar el intercambio de informaciones y discusión de temas relevantes para la organización.

Este tipo de entrenamiento facilita la conversación entre los empleados, fomenta el trabajo en equipo y permite la creación conjunta de nuevas estrategias para ser aplicadas en la rutina de trabajo.

6. Desarrollo de prototipos

Si tu empresa está pasando o pasa por algún cambio significativo, una buena manera de entrenar a las personas y asegurarte de que tienen las habilidades necesarias para manejar las nuevas funciones es el desarrollo de prototipos, también conocido como MVP.

Al crear proyectos pilotos es posible simular el funcionamiento de un nuevo producto, servicio o rutina, lo que hace que los empleados tengan una experiencia rica y completa.

Así, es más fácil asegurar que las dudas serán solucionadas antes de la implementación del proyecto real y que los profesionales estarán preparados para poner en práctica todo lo que aprendieron con los feedbacks.

7. Entrenamientos interdisciplinarios

Muchas empresas tienen áreas distintas, con profesionales de variados ramos y que a menudo no se comunican en el día a día.

Para reducir esta distancia entre las áreas, lo ideal es apostar en un tipo de entrenamiento interdisciplinario.

La interacción entre los profesionales hará que conozcan otros puntos de vista, se den cuenta de las ramificaciones de su trabajo y piensen juntos en la mejor manera de lidiar con los desafíos enfrentados dentro de la organización.

8. Cursos de reciclaje

Una rutina intensa de trabajo puede hacer que algunos conocimientos se pierdan o pierdan su actualidad, principalmente aquellos más técnicos, teóricos y que involucran burocracias.

Implementar un curso de reciclaje dentro de tu empresa sirve para actualizar a los empleados proporcionando las herramientas necesarias para que revisen lo que ya saben y perfeccionan sus habilidades.

Los cursos de reciclaje pueden ser elaborados para recordar prácticas y asuntos importantes y calificar a los profesionales de acuerdo con las mejores tendencias del mercado.

9. Workshops

La realización de talleres o conferencias es una práctica común que la mayoría de las empresas ya ejecutan desde hace algunos años.

Normalmente, son capacitaciones breves y con un enfoque específico, impartidas por personas con conocimiento profundo en un asunto.

Es común que las empresas preparen este tipo de entrenamiento en ocasiones especiales o para lidiar con temáticas que involucren un número mayor de empleados.

Los talleres también pueden ser presenciales u online, contar con certificación para los participantes y servir como un excelente espacio de crecimiento personal y profesional.

10. Entrenamientos en asociación con instituciones educativas

El creciente reconocimiento de los entrenamientos empresariales ha hecho que muchas organizaciones busquen el apoyo de instituciones de enseñanza para ofrecer sus capacitaciones internas.

En este caso, se crean cursos estratégicos, pensados específicamente para los empleados o gerentes de una determinada empresa.

El objetivo es ofrecer la formación necesaria para la realización del trabajo usando los recursos de una herramienta educativa ya consolidada y experimentada.

Aquí se pueden elaborar cursos de idiomas extranjeros, de gestión o para operar máquinas o programas, por ejemplo.

Con el apoyo de instituciones de enseñanza, es más fácil construir una estructura adecuada para el aprendizaje y el desarrollo de las competencias deseadas.

11. Gestión del conocimiento

Principalmente en los días de hoy, cuando vivimos una época de creación e intercambio de datos tan significativa, es fundamental saber cómo gestionar todo el conocimiento que circula dentro de una empresa.

Sin embargo, no es fácil saber todo lo que la gente efectivamente sabe si no existe el hábito de registrar, controlar, analizar y compartir información.

Por lo tanto, muchas organizaciones han invertido en la creación de un sistema de gestión de conocimiento. Esta práctica pretende organizar el uso de todo el conocimiento de la empresa para mejorar los resultados y adquirir una ventaja competitiva.

Para ello, es necesario invertir en la creación de espacios para diálogos entre las personas, como reuniones periódicas con empleados de diferentes áreas que puedan transferir y sumar conocimientos.

Otra posibilidad es la construcción de ambientes y herramientas que incentiven a las personas a compartir lo que saben, puede ser a través de las redes sociales, paneles y eventos internos, por ejemplo.

Lo importante es que la empresa permita e incentive que los colaboradores intercambien conocimientos dentro del ambiente de trabajo, lo que puede suceder, incluso, en momentos de interacción, durante una merienda o una conversación en el pasillo.

12. Intercambio de papeles

El intercambio de papeles consiste en hacer que los empleados aprendan y ejerzan otras funciones por un período determinado.

Esta práctica le permite a las personas comprender cómo funcionan todas las etapas del trabajo e identificar los impactos de sus acciones en el producto o resultado final.

Además, este es uno de los tipos de entrenamiento que incentiva el trabajo en equipo dentro de la empresa y el intercambio de conocimientos y experiencias entre los trabajadores.

Ha llegado el momento de entrenar a tu equipo

En este texto has visto varios tipos de entrenamiento listos para ser aplicados en tu empresa y tener un equipo capacitado y motivado para traer los mejores resultados.

Con el crecimiento del mercado de la educación a distancia, muchos emprendedores han dado preferencia al entrenamiento online, por ser una opción práctica, económica y flexible, que puede adaptarse a las necesidades de tu negocio.

¿Tienes interés en el asunto, pero todavía no sabes por dónde empezar? ¡No te pierdas nuestro post con todo lo que necesitas saber para implementar entrenamientos online en tu empresa!



Fuente original